Con un ojo en la tradicional fiesta de Halloween y el otro en el Milagro de las Castañas de Don Bosco, los más pequeños de la casa vivieron un día lleno de ilusión, nervios y mucho sabor salesiano.