Día de sorpresas, de juegos, de reír, de nervios…pero sobre todo de celebrar que tenemos “El Ejemplo” de alcanzar la Santidad de la manera más divertida posible: estar siempre alegres. ¡Feliz día de Santo Domingo Savio!